Embudo de Marketing

El Embudo de Marketing es la representación del camino que recorren los usuarios desde que conocen la marca hasta convertirse en compradores. Su importancia destaca porque dentro de este camino hay que identificar las acciones o estrategias necesarias en cada una de las etapas para lograr la mayor tasa de conversión posible, pero antes de definir todo esto es importante detectar ¿quién es nuestra audiencia?, conocer a nuestros buyers persona será vital para este proceso.

Contar con este tipo de estrategias nos ayuda a optimizar nuestras inversiones, ya que, al tener muy claro el mercado y los pasos a seguir, podremos reducir costos de adquisición, controlar inversiones en diferentes canales y tener una proyección muy aterrizada de los resultados que deberíamos obtener.

Cabe mencionar que, los Embudos de Marketing no solo funcionan para vender, con ellos también podemos:

  • Atraer nuevos clientes potenciales y dar a conocer nuestra marca, productos y servicios.
  • Fortalecer la relación con la audiencia que ya nos conoce.
  • Crear sinergia entre los medios digitales que utilizamos, sumando fuerza a nuestra estrategia y mensaje.

Etapas del Embudo de Marketing

Como comentamos anteriormente, hay un “camino” que deberán recorrer los usuarios para convertirse en nuestros clientes, que, aunque no suele ser lineal, podemos acompañarlos y guiarlos hacia nuestros objetivos. A continuación, describimos las etapas del embudo:

  1. Reconocimiento: Aquí las empresas buscan llegar a un gran número de personas que podrían o son afines a la marca, productos o servicios con la finalidad de estar presentes y ser recordadas al momento que la necesidad de compra. surja.
  2. Consideración: En esta etapa las empresas buscan estar presentes en el abanico de opciones de compra de los clientes, es decir, ser consideradas para su análisis y comparación con otras al momento de buscar opciones para comprar.
  3. Conversión: Llamamos conversión al hecho de que un usuario realiza una compra o acción definida en nuestros objetivos, en esta etapa los usuarios decidieron que nuestra marca, producto o servicio era su mejor opción para resolver su necesidad.
  4. Lealtad: Es muy importante llegar a esta etapa y no detenernos en la conversión, aquí es donde motivamos la re-compra, recomendaciones y testimoniales, para esta etapa (y todo el embudo) es importante tener en cuenta la “experiencia del usuario”, si es positiva, obtendremos resultados positivos y clientes recurrentes.

Diferencia entre el Embudo de Ventas y el de Marketing

Como bien es cierto el área de marketing y el área de ventas deben trabajar de la mano para lograr sus objetivos, que, aunque pueden ser diferentes, pueden beneficiarse el uno al otro. Cada uno tiene su embudo, recordemos que el objetivo más común de marketing es generar reconocimiento de marca y leads calificados, mientras que el de ventas está centrado en el “cierre de ventas”.